En Inglaterra a principios del siglo XIX, ser ejecutado como un criminal significaba que su cuerpo también podría ser dado a una escuela de medicina para la disección. Estos criminales ejecutados eran la única fuente de cadáveres disponible para esta investigación, y no había suficientes para satisfacer la demanda de científicos y estudiantes de medicina. Se desarrolló un mercado subterráneo de «resurrecciónistas», en el que la gente desenterraría cuerpos enterrados recientemente y los vendería a las escuelas de medicina. Incluso entonces, sin embargo, la necesidad de cuerpos frescos era alta, así que en 1828, William Burke y William Hare comenzaron a aprovecharla vendiendo los cuerpos de personas a los que ellos mismos habían asesinado.

 

Su «negocio» comenzó cuando un arrendatario, todavía debiendo le renta, murió por causas naturales. Ellos vendieron el cuerpo a un médico, Knox, por más de siete libras, que en ese momento equivalía a unos seis meses de salario para un trabajador no calificado. No queriendo dejar pasar la oportunidad, comenzaron a atraer a la gente a su alojamiento, y allí los asesinaban, por lo general, emborrachándolos, luego asfixiándolos y posteriormente vendiendo los cuerpos. Todos los cadáveres fueron al mismo médico, el doctor Knox, que parecía notablemente despreocupado por la procedencia de estos cadáveres. Una de las víctimas era un adolescente, era bien conocido en la ciudad y claramente reconocible, por lo que Knox y sus estudiantes realizaron la disección lo más rápido posible, para enmascarar su identidad. Burke y Hare asesinaron al menos a cinco personas, seguramente fueron varias más. Cuando finalmente fueron capturados, a Hare se le concedió inmunidad por dar pruebas a la fiscalía sobre Burke. Fue ahorcado y con un poco de justicia poética, disecado públicamente.

Hare eventualmente desapareció.

 

 

Apuntes de criminología de m12 detectives, agencia de detectives establecida en  Valladolid. Realización de servicios de investigación privada, ratificación judicial. Absentismo laboral, acoso escolar, infidelidades, seguimientos, localización de personas, control parental, bajas fingidas, competencia desleal, barridos electrónicos, localización de micrófonos o cámaras ocultas.

Nuestros servicios de detective privado se prestan en todo el ámbito nacional, teniendo como provincia de referencia a Valladolid y por proximidad Palencia, León, Salamanca, Zamora, Ávila, Segovia, Soria y Burgos. Realizando servicios en la zona del Bierzo, Ponferrada, Medina del Campo, Medina de Pomar, Cuéllar, Arévalo, Béjar, Peñafiel, Aranda de Duero, Miranda de Ebro, Aguilar de Campoo, Medina de Rioseco, Benavente, Almazán, Briviesca y las comunidades limítrofes como, Madrid, Cantabria, Santander, Asturias, Oviedo y Gijón, llegando a dar cobertura al país vasco, en Bilbao, Vitoria y San Sebastián.

M12 detectives privados, su agencia de detectives. Discreción y profesionalidad.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Después de escribir algún texto, pulse ENTER para iniciar la búsqueda ...